Iogolino de Nestlé

iogolinos nestle

¡Buenas noches! Hoy vengo a hablaros de los yogures Iogolino de Nestlé.

A través de Madresfera fui seleccionada para participar en su sello de calidad probando las distintas variedades de estos yogures y bebibles infantiles.

Como siempre que hago este tipo de post, quiero dejar claro que estas son mis opiniones y que son totalmente sinceras y basadas en mi propia experiencia.

Así que, sin más dilación, os dejo con mis valoraciones.

iogolinos nestle

Dentro del sello de calidad nos podían que valorásemos diferentes aspectos así que voy a hablar de cada uno de ellos basándome en mi opinión y en la de Emma.

En cuanto a la variedad de sabores quedé bastante sorprendida ya que había sabores como fresa, frambuesa, pera, melocotón, plátano y natural. Me pareció positivo que hubiese sabores algo difíciles de encontrar en otras marcas como el de frambuesa.

Respecto a la textura tengo que decir que no quedamos demasiado impresionados. De hecho ni a Emma ni a nosotros nos gustó. Nos pareció que era como granulosa y que no era suave o fina. Di por hecho que esto estaría relacionado con el hecho de ser un producto no refrigerado y que, quizás, por eso tenía esta textura tan distinta.

A nivel de sabor nos pareció que era intenso y que no se notaba artificial pero nos afectó bastante el tema de la textura y no pudimos disfrutar del producto por este motivo. El sabor es bueno pero al no gustarnos la sensación de la textura en la boca se hacía complicado disfrutar de su degustación. Fue una lástima porque estaban ricos.

En el ámbito de la facilidad de transporte para consumir fuera de casa está claro que es un producto excelente ya que al no necesitar nevera es muy fácil llevárselos a cualquier sitio. Además los envases son resistentes y se podrían llevar en el bolso o la mochila sin temor a que se peten o se rompan y se esparza por dentro todo el contenido.

Mi conclusión final es que puede ser un producto interesante para muchas familias pero que en nuestro caso no va a formar parte de nuestra rutina porque fuimos incapaces de superar el tema de la textura y además nos pareció que el aporte de azúcar era bastante alto para los estándares que manejamos en nuestra alimentación diaria, así que si no hubiésemos tenido el problema de la textura lo habríamos dejado como producto eventual o de capricho pero no para tomar a diario en nuestra dieta.

Y no quiero terminar el post sin agradecer a Madresfera su confianza en mi para participar en este sello de calidad y poder aportar mi opinión.

Si queréis podéis visitarles en www.facebook.com/nestlebebe

¡Muchas gracias por leerme y hasta el próximo post!

Deja un comentario

*