Conociendo el Restaurante La Fàbrica de Vilafranca

¡Hola a todos! Hoy vengo a contaros nuestra experiencia cenando en el restaurante La Fàbrica de Vilafranca del Penedès.

Creo que estamos todos de acuerdo en que el confinamiento y la nueva normalidad han sido algo raro que no veíamos venir. El 2020 está siendo un año que será recordado pero quizás querríamos olvidar. Y ahí estábamos nosotros después de más de cinco meses sin ir a ningún sitio cuando nos surgió la posibilidad de ir a cenar a este restaurante.

Habíamos oído hablar maravillas de él por parte de una amiga y cuando indagamos en su historia vimos que era de lo más particular.

Y es que el restaurante La Fàbrica de Vilafranca está situado en la antigua fábrica de pastas y canelones La Teresita que data de 1870. En el año 2001, Martí Quer, Miyuki Hamano y Bernard Franco, tras vivir varios años en Nueva York, volvieron a Vilafranca del Penedès para recuperar el establecimiento, abriendo las puertas del restaurante «La Fàbrica», donde ofrecen a sus clientes una cocina fusión Japonesa – Mediterránea respetando los orígenes del Penedès.

Nos llamó poderosamente la atención la extensa carta que ofrecen. Nos parecía imposible poder ejecutarla pero la experiencia nos demostró que es uno de los restaurantes más organizados que hayamos visitado. La atención fue exquisita, el local es muy agradable y tranquilo, la comida está deliciosa y no sentimos que tuviésemos que esperar por los platos.

No nos queríamos ir de allí sin probar sus famosos makis solidarios. Iniciativa que nos pareció muy positiva ya que por cada plato de makis red o makis pink que pidamos La Fàbrica de Vilafranca dona dos euros a la Cruz Roja y a un grupo de autoayuda local de víctimas del cáncer de mama. Tuvimos la suerte de poder ver cómo los hacían ya que tienen un par de cocinas abiertas, la de sushi y la de pizzas.

Teniendo en cuenta que el restaurante es también bien conocido por elaborar su propia pasta casera habría sido pecado no pedir un plato así que nos decidimos por los Triangoloni rellenos de fondue de quesos servidos con salsa de nueces. El plato nos dejó con ganas de más y más. La mejor pasta que nos hemos comido nunca y hemos viajado mucho por Italia. Si vais no dejéis pasar la oportunidad de probarla.

Hablando con los dueños nos dimos cuenta de que el verdadero secreto de La Fàbrica de Vilafranca es su materia prima y su mimo y atención por los detalles. Sorprende averiguar que se han formado en diferentes países para poder traer esta carta fusión con tanta excelencia.

El producto es fresco y de su propio huerto, la pasta la hacen con huevos de sus propios patos, incluso tienen vinos propios. Igualmente mantecan sus propios helados caseros. Un auténtico despliegue de calidad que nos deja con una carta plagada de platos sabrosos y deliciosos, en porciones más que justas que te dejan satisfecho.

Pero yo creo que si queréis conocer mejor el restaurante La Fàbrica de Vilafranca del Penedès lo mejor será que veáis este vídeo que pude grabar en nuestra primera visita (que espero no sea la última). Y por supuesto, os recomiendo que vayáis porque no os arrepentiréis y repetiréis.

Deciros que también tienen menú de mediodía y que la relación calidad precio es excelente. Disponen, además, de una carta vegana y en la propia carta se han molestado en identificar todos los platos en cuanto a alergias intolerancias alimentarias por lo que nos encontramos con una de las cartas más inclusiva que yo haya visto y esto permite que personas con distintas necesidades o dietas puedan comer juntas tranquilamente.

La Fàbrica de Vilafranca se ha puesto muy arriba en nuestro top de restaurantes. No os lo perdáis y decidles que vais de nuestra parte.

Muchas gracias por leerme y hasta el próximo post.

Deja un comentario

*