Ser madre a tiempo completo

madre a tiempo completo

¡Hola! Hoy vengo con un post algo diferente. Hace tiempo que no hablamos sobre maternidad y me apetece contaros mi opinión y mi experiencia sobre un tema que, últimamente, parece estar en boca de todos.

El tema en cuestión es la controversia que parece generar el hecho de que algunas mujeres decidamos dejar nuestras profesiones para dedicarnos a tiempo completo a la crianza y educación de nuestros hijos.

Personalmente llevo cuatro años dedicada en cuerpo y alma a la crianza de mis dos hijas y a pesar de haber levantado un proyecto laboral propio que es fructífero he tenido que oír, no una, sino unas cuantas veces, la típica frase de: “Ah, pero si tu no trabajas ¿No?”

Hombre, pues depende de lo que se considere trabajar.

Si a trabajar se le considera cuidar, entretener, alimentar, jugar, limpiar durante todo el día a mis hijas y paralelamente desarrollar un proyecto profesional propio que aporta un extra a nuestra familia, pues si, en ese caso si trabajo.

Si a trabajar sólo se le considera dejar a tus hijos al cuidado de otro previo pago o no para cobrar un sueldo a cambio de x horas en una empresa ajena. Pues no, en ese caso no trabajo. O por lo menos eso considera la sociedad.

madre a tiempo completo

En este tema hay mucha tela que cortar. Ya me parece muy tremendo el hecho de darle tan poco valor a la labor que hacemos las madres que decidimos dejarlo todo para encargarnos en primera persona del cuidado y crianza de nuestros hijos. No sólo no tenemos ningún tipo de reconocimiento ni ayuda estatal, es que encima hasta estamos mal vistas y consideradas por una gran parte de esta sociedad tan desconectada de lo que de verdad importa. O por lo menos, lo que yo creo que de verdad importa.

Con mis palabras no pretendo juzgar ni decir que aquellas mujeres que vuelven al trabajo sean mejores o peores. En absoluto. Simplemente quiero dar visibilidad a la minoría que decidimos ir contracorriente y que nos encontramos con muchísimos juicios y opiniones.

¿Cómo es posible que consideremos un trabajo el hecho de que un desconocido cuide de nuestros hijos pero no consideremos un trabajo el hecho de hacerlo nosotros?

Es exactamente lo mismo, sólo que sin sueldo, sin derechos y sin vacaciones.

Si os digo la verdad, yo en un principio tenía intención de volver a trabajar pero es que no tuve ni opción ya que me despidieron en cuanto de enteraron de que estaba embarazada. No sin antes torturarme un par de meses a base de acoso y prácticas nada éticas pero eso ya es otro tema. Al final te das cuenta de que me hicieron un favor ya que fui consciente de lo poco que valemos las mujeres para la mayoría de empresarios.

Así que cuando me preguntan si no me pone nerviosa perder estos años pues, obviamente, les respondo que no. Nerviosa me pondría perderme la gran aventura y desafío que está suponiendo compartir estos momentos irrepetibles con mis hijas por un sueldo injusto y unos horarios cero conciliadores.

Y sé que muchas mujeres se ven obligadas a trabajar en esas condiciones porque si no sus familias no llegarían a final de mes y es una pena. Es muy triste no ser dueño de tus propias decisiones. En este país ser mujer ya es difícil pero ser madre aún más.

Así que tanto si eres una madre que no ha tenido más remedio que volver a trabajar y dejar a tu bebé como si eres una madre a tiempo completo y tienes que aguantar comentarios despectivos y lamentables que sepas que no estás sola y que, por suerte, hay muchas personas que si nos valoran y si comprenden y admiran nuestra dedicación.

Yo, como madre a full time, a veces me siento en un precipicio.

Esto es algo que hay que vivir para ser consciente de lo que supone.

Gabri, que es un auténtico padrazo y marido me suele decir que en vacaciones está más cansado que cuando va a trabajar. Vamos que cuando se convierte en padre a tiempo completo ve la realidad de lo que supone y sabe reconocerlo.

Y eso que nosotros tenemos repartidas las tareas del hogar y que cuando él llega a casa se ocupa de las niñas. Porque si, también son sus hijas y si, también es su casa.

Así que con este post quiero concienciar a todos aquellos que no se llegan a plantear lo que supone ser madre a tiempo completo que se paren un momento a pensar y vean lo maravilloso que es que alguien decida parar toda su vida para dedicársela a sus hijos.

Que nunca más una madre tenga que sentirse menospreciada por decidir permanecer al lado de sus hijos y luchar por aquello que en muchos países vecinos es un derecho.

Desde mi humilde blog un homenaje a todas las mujeres y madres que lo dan todo.

Sois maravillosas, no dejéis que nadie os diga lo contrario, no dejéis que os quiten la ilusión ni las ganas de luchar por aquello que creéis justo.

Y desde aquí, gracias, también, a todas aquellas personas que si nos apoyáis y que nos animáis a seguir en este gran viaje que es la maternidad a tiempo completo.

Una respuesta a “Ser madre a tiempo completo”

  1. ¡GRACIAS, GRACIAS, y GRACIAS!

    Mi sueño siempre ha sido ese, dedicarme en cuerpo y alma a mis hijos (aún no tengo, espero que pronto), pero nadie de mi entorno social lo comparte, y mucho menos lo comprende. Por fortuna, mi pareja sí lo hace.

    Es terrible que se menosprecie algo así, pero por desgracia, vivimos en una sociedad que pretende lograr modernidad a costa de sacrificar la conciliación familiar.

    Ahora sé que no estoy sola 😉

    Un abrazo inmenso y muchos besos.

Deja un comentario

*