El Padre de mis Hijas

dia del padre

Se acerca el Día del Padre y este año quiero aprovechar para escribir unas palabras y dedicárselas al padre de mis hijas. Creo que los regalos y los detalles están genial pero, quizás, deberíamos sentarnos un ratito a comentarles lo mucho que les queremos.

dia del padre

En esta vida, como en todo, supongo que habrá padres mejores y peores.

Obviamente, yo sólo puedo hablar por mi, así que hoy quiero decirle al padre de mis hijas que no podría haber escogido a nadie mejor para formar una familia.

Estos días se ha hablado mucho de los sacrificios y las dificultades que atravesamos las mujeres para poder conciliar nuestros trabajos y sueños con la maternidad.

Es absolutamente cierto que la carga que soportamos en nuestro caso suele ser mayor y somos las que más sacrificamos, pero en mi caso concreto, puedo decir que cuento a mi lado con un compañero de vida que entiende la paternidad de la misma manera que yo entiendo la maternidad y no me lo ha podido poner más fácil porque no era posible.

Hoy quiero decir que, aunque quizás no sean la mayoría, si existen hombres que renuncian a sus propios sueños y lo dan todo de si porque creen en los sueños de su compañera y creen en formar un equipo en el que los beneficiados sean los niños.

En nuestra casa nadie es más o menos que nadie, somos un equipo y nos esforzamos cada día en conseguir el bien común. Y estoy segura de que en muchas otras casas esto también sucede, pero por lo que sea no lo solemos expresar o decir.

El sueño de mi marido es irse a vivir a una casita en el campo, tener su propio huerto y generar su propia energía renovable. Seguramente esto sorprenda a muchos de sus conocidos, porque no es algo que suela ir contando y quizás nadie imagina.

Pero en vez de eso, se levanta cada día y se va a la oficina para que yo pueda trabajar desde casa y quedarme con nuestra hija. Y yo se lo agradezco. Sobretodo, porque sé positivamente que a él también le gustaría quedarse con nuestra hija.

Todos tenemos nuestra historia y a veces siento que me pierdo las historias de muchos padres, que estoy segura que existen y también se dedican en cuerpo y alma a sus peques. Padres como el padre de mis hijas.

Recuerdo la primera vez que tuve claro que no podría haber escogido a mejor padre para mis hijas. Ya sabía que iba a ser un padrazo, me lo demostró durante el embarazo, pero es cuando te encuentras en los momentos más duros cuando ves las cosas claras.

Como la mayoría ya sabréis, me costó sudor, sangre y muchas lagrimas lograr una lactancia exitosa con Emma. Los primeros meses fueron de auténtica pesadilla y esto es algo que sólo vivió en primera persona Gabri, además de yo, obviamente.

Nunca dudó de mi, nunca dudó de mi capacidad de alimentar a nuestra hija. Y no sólo no dudó, si no que me defendió ante aquellos que si dudaban y me presionaban para dejar de darle el pecho. Se fue a la farmacia y me compró un sacaleches, se fue otro día y me compró probióticos, me buscó ayuda, me animó y me cuidó. Y es algo que jamás olvidaré, porque todo aquello me demostró lo que yo ya sabía, que más allá de ser un gran padre era y es un gran compañero de andanzas.

Ir contracorriente siempre es complicado, así que yo le agradezco al padre de mis hijas el impulso que me da cada día, el apoyo que me demostró cuando descubrimos que estaba enferma, sus esfuerzos por sacarme una sonrisa cuando perdí la mía.

Pero, sobretodo, le agradezco todos y cada uno de los días que pasamos juntos.

Porque tu, Gabri, eres la persona más interesante que he conocido jamás. A tu lado he aprendido tantas cosas y me has enriquecido tanto como persona. En los buenos y en los malos momentos, que también los ha habido. Y todas estas cosas ya las sabes, porque te las decimos de vez en cuando, pero este año me apetecía decirlo alto.

En días nefastos como el de hoy, es en esos días cuando más valoro como eres. No sé como lo haces, pero te adelantas y me ayudas y comprendes sin siquiera haberlo pedido. En días como hoy, me doy cuenta de lo afortunada que soy, que somos, de tenerte a nuestro lado. Estoy ansiosa por empezar esta nueva etapa de nuestras vidas.

Y estoy muy orgullosa de todo lo que has logrado este año. Orgullosa de verte enfrentar tus miedos y dar pasos que temías. Orgullosa de ver que no sólo yo veo tu increíble potencial. Orgullosa de ti, porque llegarás donde te propongas.

Muchas gracias Papi.

Muchas gracias Gabri.

Te queremos.

Emma, Lily y Anaïs.

Una respuesta a “El Padre de mis Hijas”

  1. Muchas gracias por tus palabras mami, no es para tanto!!! Pero bueno se agradece el reconocimiento, la verdad es que hago lo que me sale de dentro nada más. Os quiero guapas os lo mereceis, un beso!!!!

Deja un comentario

*